junio 30, 2021

Las leyes espirituales que nos ayudan a estar plenos

Escrito por Hermes Trismegisto, el Kybalión describe los 7 axiomas o principios, también conocidos como las 7 leyes Universales, espirituales o de la naturaleza. Estas, hacen referencia a las causas de la existencia de nuestro mundo, al cosmos, a su expansión y prosperidad. 

Las más antiguas doctrinas de la India han tenido su fuente en las enseñanzas herméticas. Desde el antiguo Egipto partieron las enseñanzas fundamentales y secretas que han influido en los sistemas filosóficos de todas las razas y los pueblos, durante centurias enteras. 

Egipto, fue la cuna de la Sabiduría Secreta y de las doctrinas místicas. Todas las naciones han estudiado sus doctrinas esotéricas, La India, Medea, Asiria, Persia, Caldea, China, Japón, la antigua Grecia y Roma, entre otros tantos, aprovecharon libremente las doctrinas formuladas por los hierofantes y Maestros de la tierra de las pirámides, conocimientos que sólo eran transmitidos a los que estaban preparados para participar de los más altos y ocultos conocimientos. Imprescindibles para aprender a vivir conscientes de quiénes somos, plenos y felices. 

Comencemos a conocerlas para tomar el control de nuestra vida y comenzar a experimentar lo que realmente deseamos!

1. Ley de Mentalismo

Todo es mente, el Universo es mental, es el Todo y no hay nada fuera de él. Todo lo que es sensible a nuestros sentidos es espíritu. El hombre puede hacer uso consciente de estas leyes en lugar de dejarse usar por ellas. Con la llave maestra en su poder, podremos abrirnos al conocimiento mental y psíquico y entrar en el mismo, libre e inteligentemente. Este principio explica la verdadera naturaleza de la energía, de la materia y de la fuerza y el cómo y el porqué todas éstas están subordinadas al dominio de la mente.

2. Ley de Correspondencia

Esta ley se manifiesta en los tres planos físico, mental y espiritual. Postula que como es arriba es abajo y como es adentro es afuera. Existe una correspondencia entre los planos físico, mental y espiritual. No hay separación entre ellos. Todo nace de la Fuente. De aquí parte la enseñanza sobre la atracción que dice que aquello en lo que te enfocas lo atraes o como dijo Jesús: donde esté tu corazón allí estará tu tesoro. Debemos prestar atención a nuestros pensamientos porque ellos guiarán nuestros pasos. Muchas veces creamos un caos mental en base a una situación y cambiamos nuestro estado de ánimo porque al entrar en un circuito mental negativo eso lo trasladamos a nuestra vida emocional y termina saliendo afuera a nuestra realidad. La necesidad constante de aprobación ajena es también una señal de que debemos elegir estar equilibrados. Ancestralmente nuestra tribu debía aprobar nuestras acciones para mantenernos seguros ya que si nos separabamos o diferenciabamos de la tribu podíamos morir, entonces, nuestro subconsciente nos protegía de este modo. Hoy en día ya no necesitamos esos mecanismos que han quedado grabados en la memoria de nuestras células y sólo necesitamos aprobar nosotros mismos nuestras acciones. Cómo nos liberamos de esta carga entonces? Preguntándonos cómo puedo yo cubrir esa necesidad? Eso te servirá de guía y detente, respira, agradece esa necesidad que te ayudó y te protegió en otros momentos y déjala ir. Elegí valorarte y aprobarte vos.

3.  Ley de vibración

Atraes lo que vibras. Cuanto más elevadas son nuestras emociones más alto vibramos y esto es algo que podemos controlar con nuestro pensamiento. Debemos ver los problemas como oportunidades de mejorarnos, de evolucionar y de crecer. Si elegimos como pensar y sentir elegimos como vibrar y que atraeremos hacia nosotros, hacia nuestra vida para experimentar. Un verdadero líder reconoce sus metas, sus habilidades, sus recursos y sus debilidades, se conoce. Dedica tiempo a sí mismo y a su evolución. Pasa a la acción. Sueña en grande, sueña alto, escríbelo, visualízalo y conecta con tu emoción y con la pasión como si lo estuvieras viviendo ya. Luego agradece. De esta manera estarás creando vibraciones altas y estarás tomando el control de tu propia vida y de lo que deseas hacer con ella.

4.  Ley de polaridad

Todo es dual, todo presenta las dos caras de la misma moneda. Todo lo que existe tiene dos polos. Los antagónicos son lo mismo que los semejantes. Los opuestos en realidad son idénticos pero en diferente grado. Todas las paradojas pueden reconciliarse y las verdades son siempre medias verdades. Por esto para estar y sentirme bien debo hallar el equilibrio. Elegir conscientemente en qué lugar deseo ubicarme si deseo estar en un extremo. Prestar atención a los pensamientos y al amor es imprescindible. Las preocupaciones, el estrés vibran la energía del miedo y la confianza vibra la energía del amor. Debemos estar conscientes siempre del lugar en el que nos colocamos. Aceptar que vives en constante cambio y evolución te permitirá quitarte los rótulos que cargas. Romper patrones, cultivar la autoestima y la aceptación hará que rompas con la necesidad de aprobación y que fluyas con la vida. Comenzarás a sentirte empoderado, capaz y feliz. Empezar a priorizarse uno mismo es fundamental para nuestro desarrollo y para lograr relaciones verdaderas y sanas.

5.  Ley del ritmo

Los sucesos se mueven como un péndulo. El movimiento es igual hacia cada lado. El ritmo es la compensación. Todo fluye y refluye. Siempre hay una acción y una reacción, una ascensión y un descenso, un avance y un retroceso. Neutralizarlos y emplearlos es parte de la alquimia hermética. Equilibra tus emociones. No eres tu emoción solo la experimentas durante un tiempo. No debes desesperar ni pegarte a ella. Debemos aprender a vivir cada una de las emociones, experimentarlas, sentirlas y soltarlas. Ellas son mensajeras, respuestas a estímulos internos o externos y nos sirven para evolucionar. La vida no es un solo momento ni esa sola emoción. Debemos darnos permiso para experimentar. A eso hemos venido a este mundo. Vivimos haciendo una experiencia y la reportamos a la Fuente a través de la energía. La energía es información. Estar aquí y ahora es vivir el presente, no eres ni tus emociones ni tus pensamientos solo experimenta, disfruta de ello y agradece. No apegarse a los resultados equilibra.

6.  Ley de causa efecto

Este principio dice que todo efecto tiene su causa y toda causa su efecto. Nada ocurre casualmente y todo ocurre de acuerdo a la Ley. Nuestros pensamientos son la causa de nuestra realidad y su origen está en el plano mental. La causalidad existe no así la casualidad. Debemos ser conscientes de nuestros pensamientos, emociones y acciones y ver el sentido de ellos. Determinan lo que atraemos a nuestra vida para experimentar a través de la vibración que generan. Es importante darnos cuenta de hasta qué punto nuestra vida es influida por ellos. ¿Qué son las decisiones conscientes? Son aquellas que tomamos liberándonos de creencias, patrones heredados y automatismos. Vaciarnos constantemente de ellos nos ayudará y también auto observarnos para dejar surgir nuestra esencia verdadera y original. Es necesario ver si somos nosotros los que estamos tomando las decisiones y de esta manera ser responsables de sus consecuencias.

7. Ley de gestación

Habla sobre la dualidad mental, el género mental. Habla sobre los principios masculino y femenino. El principio masculino de la mente corresponde a la llamada mente consciente, mente objetiva, mente voluntaria o activa, social, extrovertido, estratega, planifica y consigue sus objetivos. Su energía es intelectual, lógica y enérgica. Ante el peligro reacciona enfrentándolo. Por otra parte el principio femenino corresponde a la llamada mente subconsciente, subjetiva, involuntaria y pasiva. Confía en la vida, intuye y fluye. Es privado, íntimo e introvertido y sabe gestionar la incertidumbre. Su energía es paciente y amorosa. Su reacción ante el peligro es huir. Nuestro Universo es dual. En él se manifiestan estos dos principios y el género se declara en cada plano .Ambos unidos generan todas las cosas que existen en el Universo. Para crear debemos unir nuestros polos opuestos, fusionar estas dos energías y accionar.

8. Conclusión

La filosofía de este antiguo escrito tiene por objeto brindar las bases de la antigua enseñanza universal que esclarece todas las doctrinas y que sirve para conciliar todas las teorías por disímiles o contrarias que parezcan. En el día a día nos ayuda a sortear las problemáticas de la vida que tantas veces nos abruman y nos encasillan en emociones y pensamientos de los cuales no podemos liberarnos. Al tomar conciencia de que somos creadores de las experiencias que atraemos con nuestras vibraciones y pensamientos veremos la vida desde otro sitio y encontraremos un panorama más amplio y alentador ante los sucesos que surgen frente a nosotros para tener una filosofía mucho más alentadora durante nuestro recorrido sobre esta tierra.

Gracias por leerme!

Abierto las 24hs
arrow-right