junio 30, 2021

La felicidad

¿Que es la felicidad?

Quizás describirla sea mucho más complejo que alcanzarla. Sabemos que la vida humana no podría ser concebida sin ella y que encontrar la felicidad es la meta humana por excelencia, un componente esencial de nuestra plenitud, aunque no nos abocamos a buscarla de forma manifiesta.

Martin Seligman es un gran impulsor de la psicología positiva, en sus trabajos propone un cambio en el clásico paradigma de ciencias como la psiquiatría y psicología que centran su enfoque en el diagnóstico de enfermedades o déficit y lo enfoca en la capacidad de los profesionales para potenciar la felicidad de sus pacientes, centrándose más en la salud recuperando el interés por el papel que juegan las emociones positivas en el bienestar y la satisfacción de las personas y también fortaleciendo las habilidades de las mismas en la resolución de sus problemas.

1. Sentirse pleno

Hay varios puntos a tener en cuenta cuando buscamos los factores determinantes de la felicidad de cada persona, factores genéticos, económicos, sociales, psicológicos, el lugar dónde vive, el acceso a la educación y al sistema sanitario entre otros.

El dicho popular que pregona: ...El dinero no da la felicidad pero como ayuda! es útil sólo en los casos en que tenemos necesidades materiales, pero al alcanzar un cierto nivel de comodidad el dinero pierde este efecto.

Una emoción que nos afecta proviene de aquellas cosas, situación o personas que nos interesan y reconocemos importantes para nosotros;  y de su intensidad dependerá cuánto va a afectar nuestro bienestar. Las emociones que se experimentan en forma visceral suelen ser más excitantes que un sentimiento pero de menor duración.

A su vez los sentimientos son estables, se pueden experimentar sin la presencia de estímulos externos y son actitudes filtradas por la razón, originadas a partir de una o más emociones y a menudo se prolongan en el tiempo con la participación de la voluntad. Por lo tanto la ciencia echa por tierra la idea que actualmente escuchamos sobre que las relaciones se acaban cuando los sentimientos dejan de fluir entre las personas.

2. Sé el guionista de tu vida

Todos los seres humanos contamos historias, contamos nuestras historias o las de otros. Historias de alcanzar éxitos, de lo que es el deseo, de que el otro sea diferente, de responder a las expectativas de otros, de tener una relación de pareja ideal, etc El objetivo para ser felíz no es ser el protagonista de la historia como nos la cuentan, sino ser el guionista, quien la escribe.

Todos somos el resultado de aquello que nos contamos, el ser humano se compone de relatos y por lo tanto cada uno de nosotros tiene una historia que lo puede limitar, pero también tiene una historia que le da la llave para que abra la prisión que construimos, para liberarnos de ella. Esto es algo que encaja perfectamente cuando buscamos nuestra felicidad. Ser felices es nuestra responsabilidad, solo nuestra, ni de nuestras parejas, ni de nuestros hijos, ni de nuestros padres. Es hora de hacernos cargo de que somos los guionistas de nuestra vida. Que escribiremos lo que nosotros deseemos experimentar, siendo conscientes o no de ello.

3. Hacer lo que sentimos

Hay veces, como dice Luis bueno, que es necesario cerrar temporada  y urgente generar nuevos capítulos, con nuevo guión, para que la serie siga siendo estimulante y te mantenga enganchado. También es necesario saber que no está bueno escribir o guionar una escena para que le guste a otro. Cada vez que digo… tengo que… estoy viviendo con el guión de otro pero reconoceré mi propio guión cuando me escuche decir ...quiero hacer tal o cual cosa. Es fácil vivir con tu propio guión, solo debes hacer lo que quieras. Debes darte ese permiso y animarte a hacer lo que realmente sientes.

De pequeños, con padres muy bien intencionados, escuchamos ciertas historias, aprendizajes y mensajes que llegan por un lugar, se repiten varias veces y van dejando una huella. Marcan un surco, un canal. Se consolidan de esa manera. Luego, comienzo a comportarme de una manera (ese es el surco) y en forma automatizada, de forma inconsciente repito esa acción. Milton Erickson, el reconocido hipnotizador, busca, de manera amable dar opciones para que el agua corra por otras sendas y den diferentes respuestas.

Cuando las personas dicen: yo soy así, están contando una historia, la de no concederse permisos, descartar propuestas, esquivar elementosTodos vamos construyendo una historia de lealtad y pertenencia al grupo, a la tribu, al clan y nos la creemos y es así como luego actuamos en consecuencia.

Muchas veces no somos así de origen, pero terminamos siendo lo mismo que creamos, lo que contamos. Los seres humanos somos poliédricos, tenemos muchas aristas. En diferentes situaciones nos comportamos de distintas maneras. Unas veces elegimos unas, otras veces cambiamos. Si creo que soy limitado y definido en mi manera de actuar ahí me quedaré, sin opción de cambio.

4. Otra historia…la nuestra

La hipnosis Ericksoniana nos invita a revisar esas historias que inventamos, a pensar si realmente soy así y también a mirar si solamente soy así. Esta apertura de consciencia que nos provoca Erickson es un gran regalo y nos ayuda a descubrir, partiendo del mismo punto, que existen varios caminos, muchas historias diferentes que se pueden contar y muchas respuestas distintas. Todas nos ayudarán a ser más felices, a mejorar como personas.

El poder de las historias es fantástico. Ellas convocan, evocan y generan respuestas y movimientos en los seres humanos. Lo importante de la historia no es lo que ella cuenta sino lo que aquel que la escucha se cuenta a partir de ella. Todos al oír una historia la hacemos nuestra de inmediato y a partir de ella contamos otra historia, la nuestra. A veces nos encontramos con determinadas situaciones o elementos que nos hacen tomar consciencia del tipo de vida que llevamos, de qué relato nos estamos contando.

5. La vida que elijo vivir

Si observamos que creencias sustentan esas historias, cuánto de cierto y cuánto de inventado hay en ellas, que hemos dado por ciertas, veremos sinceramente, que hay ciertos relatos, en cada uno de nosotros, que son al menos revisables. La manera de ser y de estar en esta vida determina quienes somos, qué vida elegimos tener. Muchas de las terapias de sanación holística que utilizó trabajan sobre esas historias y sobre somo influyen en nuestro hoy y desde el hoy, en nuestro mañana, sin que notemos su influencia.

Hay momentos claves en que es necesario revisar nuestro libro de historias y abrir la mente y el corazón para permitirnos hacer esos cambios necesarios para recordar quienes somos realmente, en el fondo de nuestra alma y en la superficie de nuestra piel. Recordar que somos uno, completo, íntegro, con un alma, un cuerpo y una mente que trabajan juntos para nuestro beneficio y nuestro bienestar. Depende de nosotros tomar la iniciativa. 

No pierdas tu oportunidad!

arrow-right