¿Cómo vivir la sexualidad a pleno? 

La sexualidad es una parte vital, creativa y artística de nuestra vida. Es una energía increíble que se proyecta a través nuestro. Que se comparte, se da al otro y que interactúa con la energía de nuestro compañero.
En cada acto sexual nos conectamos con nosotros mismos. Cuando atraigo a mi vida a una persona, a través de mi vibración, mi alma se está conectando con la vibración de esa persona y no es otra cosa que mi reflejo, veo y exploro emociones y sensaciones que están dentro mío a través del otro.

Cuando nos unimos con una pareja sexual y las emociones que sentimos son muy fuertes la evolución de ambos será mayor porque se elevará nuestra vibración a un nivel superior y más aún si compartimos un vínculo emocional.

Te atrae una persona determinada porque hace que te conectes íntimamente con vos mismo, que te reconozcas en ella.
El acto sexual es algo más vibracional que físico, se transmite tanto conexión como información.

El sexo tántrico te permite vivenciar tu propio placer a través de la satisfacción de la otra persona, llegando a ella a través de la sensibilidad, de manera natural.

Al experimentar las sensaciones que tu compañero siente conectas intensamente con tu propio placer.
¿Cómo vivir la sexualidad a pleno?

1. Desbloquea tus conflictos sexuales

Trascender los prejuicios y las ideas limitantes es dejarte ser, es ser sincero y honesto con vos mismo. Todos los seres humanos tenemos una parte oscura que queremos explorar y a través de eso, podes evolucionar y sanar también en ese tema.

El explorar esa área hace que estés unificando, entrando en tu totalidad logrando así tu estado más elevado.
Si tratas de vivir toda tu relación solo en luz no estarás viviendo las dos partes de la misma moneda y te estarás negando a descubrir y trascender esa oscuridad.

Estamos acostumbrados a bloquear nuestra sexualidad con patrones impuestos por la religión, la cultura, etc, bloqueando así nuestra energía sexual y nuestra capacidad de recibir amor por lo cual sintonizamos con una vibración de carencia que genera frustración, dolor y malestar y que llevan a problemas propios y relacionales.

Hay muchas emociones y sentimientos que se generan en un encuentro sexual, no debemos frustrarlos ni negarlos por complacer al otro ya que se manifestarán en nosotros a través de diferentes cuestiones.

2. Aca ya hay un titulo q dice Las disfunciones sexuales

La impotencia sexual, la eyaculación precoz y la falta de comunicación son problemáticas presentes en nuestra sociedad en la actualidad. Son bloqueos que esconden un miedo detrás, porque no me puedo desempeñar de manera idónea.

Muchas veces cuando no quiero conectar con alguien y me siento obligado, mi cuerpo me lo muestra a través de una enfermedad o un dolor. Son síntomas que nos enseñan que estamos rechazando el amor, el cariño y el dinero también, porque no es más que una energía al igual que las demás y tampoco nos sentimos merecedores de recibirla.

Lo que nos frustra es lo que hace reaccionar a nuestro cuerpo. Permitirnos sentir lo que nos resulta feo o problemático nos libera.

La anorgasmia o el vaginismo son también bloqueos relacionados con el poder recibir y con la abundancia. Estamos evitando recibir esa sensación. El que no está acostumbrado a recibir sufre por eso. Si existe frustración en cualquier ámbito existe bloqueo y se puede sanar.

Hay muchas maneras a través de diferentes terapias de liberar esos bloqueos y esas emociones que nos causan tantos trastornos. La hipnosis, la memoria celular, el tapping EFT y la biodescodificación son algunas de ellas.
En mi página www.maragalettaterapias.com podrás encontrar información al respecto si te interesa.

3. Permitite ser vos mismo liberando emociones

La energía sexual es la que te dice que tan vivo estás. El brillo, el carisma, el magnetismo, la dicha y la plenitud nacen de la sexualidad.

¿Cómo nos hemos vuelto tan grises y hemos dejado de brillar?

Debemos romper las estructuras y adentrarnos en la expresión del alma.

Pensamos todo el tiempo en lugar de sentir, eso no nos ayuda. La manera de superar los obstáculos es sentir conscientemente, liberar esas emociones que bloqueamos de manera inconsciente. Porque todo el tiempo estamos experimentando emociones aunque no lo notemos y no permitimos que fluyan.

Guardar rencor, miedos, tristeza, rabia, etc son cosas a las que no les ponemos atención y dejamos pasar, creyendo que la situación terminó, sin ver que las emociones no fluyeron y se quedaron en algún lugar de nuestro cuerpo o de nuestro inconsciente esperando a ser atendidas. Dando señales para que las miremos y las dejemos ir.

La sexualidad es carisma, calidez, brillo, abrirse a sentir, a abrazar, a recibir y a dar.

El miedo no entra en la sexualidad. Una persona sexual comunica con su sola presencia, transmite a través de su lenguaje corporal esa energía creadora. La que crea tu abundancia, tu familia, tus proyectos…

4. Expresa tu sexualidad

Cuando sanamos liberamos esa vibración, nos expresamos como seres humanos en la parte más íntima, más sexual y es en ella donde hay más dogmas e ideas limitantes. Nuestra sociedad nos ha inculcado desde pequeños estas cosas y nos incomoda cuando alguien dice lo que quiere, expresa y experimenta abiertamente lo que desea,cuando se abre al placer y a la abundancia. Sentimos rechazo hacia eso.

Nos cuesta mucho poder ser libres en este aspecto. Las personas que son así reflejan nuestras carencias y nuestra frustración. Respondemos a ello creando una imágen indebida de la sexualidad, creyendo que es algo sucio, limitado y estructurado. Cómo no podemos expresarnos abiertamente sobre este tema sentimos rechazo, nos duele ser nosotros mismos. Por eso complacemos a la sociedad limitándonos. Expresar tu sexualidad es vivir y decir lo que querés. Es una emoción que queremos sanar, pero que no queremos ver porque nos asusta, por eso nos moldeamos de diferentes formas, religiosas, culturales, éticas, morales, etc, para que nos acepten y esto tiene que ver con tu propio rechazo a lo que querés expresar y a lo que sentís.

Existe mucha oscuridad en la sexualidad que se creo a través del rechazo o la represión para controlar al ser humano. Cuanto más reprimidos más vulnerables y más fácil de manipular somos.

¿Qué hay detrás de estas cuestiones? ¿Qué debes sanar ?¿De qué debes liberarte?

5. Sana tu sexualidad

En algún momento debemos sanar nuestra sexualidad y expresarnos, porque así se expresa nuestra alma, a través de lo que nos gusta hacer, de lo que proyectamos. Es la base de toda creación. La manera de sanarlo es fluir con la atracción sexual que sentís. Si no podes desnudar tu sexualidad no podes ser libre.

El abrirte en este aspecto te lleva a sanar, a experimentar lo que deseas, a sanar abusos, a ser expresivo con tu pareja a fluir en todos los ámbitos de tu vida.

Cuando te animes a bucear en tu interior sanarás mucho más profundo y te vas a encontrar con muchas emociones y miedos que vas a poder tocar solamente cuando te atrevas a experimentar y a vivir esa conexión que quiere ser descubierta. En el miedo no hay libertad, ni amor, solo frustración y carencia.

Ella te llama a través de la atracción para mostrarse, para que la veas y la quieras experimentar y trascender y una vez que lo hagas vas a ser libre y vas a poder expresarte y crear la vida que deseas. Es cuestión de estar atentos a las señales y animarse a mirar hacia adentro nuestro.

Gracias por leer mis artículos.

Abierto las 24hs
arrow-right